2006-12-06

Diageo Defrauda a MPYMES Proveedoras

martín de lima | www.tribu-info.ws
[noticias & negocios de hispanoamérica]


Aunque el sueño de todo micro, pequeño o mediano empresario es convertirse en proveedor de las grandes empresas transnacionales, como un primer paso para el crecimiento y expansión de sus negocios, navegar en un oceáno infestado de tiburones puede convertirse en una pesadilla mortal si no se toman las debidas precauciones.

Si bien existe un buen número de programas gubernamentales, tanto en los Estados Unidos y Canadá, como en la América Latina que están enfocados al fortalecimiento de las cadenas productivas a través de la proveeduría de micro, pequeñas y medianas empresas (MPYMES), también es una realidad que la mayoría de las pequeñas empresas que ofrecen sus bienes y servicios a las grandes compañías no recurren a dichos programas y son sometidas por sus clientes a prácticas de negocios depredadoras, al margen de las leyes, que contribuyen en gran medida a la quiebra de estas unidades productivas que son las que aportan más del 80% del empleo formal a nivel mundial y cerca del 60% del Producto Interno Bruto de las economías emergentes, como las latinoamericanas.

Mucho se ha hablado y escrito de la urgencia de que los países emergentes integren a sus MPYMES a prácticas productivas que fomenten una mayor productividad y una competitividad de pares con sus similares de las naciones desarrolladas. Y durante las últimas dos décadas en la región latinoamericana se han invertido importantes montos de recursos públicos para el desarrollo de programas de financiamiento que buscan evitar la mortandad temprana de las MPYMES, pues, por ejemplo, estadísticas del gobierno mexicano indican que el promedio de vida de una pequeña empresa es de alrededor de cinco años y oficialmente se considera que el mayor problema que enfrentan este tipo de compañías es su incapacidad para reducir sus costos y ofrecer productos y servicios a los mismos precios que las grandes empresas o -peor aún, que el aparato maquilador chino (y el asiático en términos generales).

Empero, ni los gobiernos de la región y ni los organismos que se dedican al apoyo de las micro, pequeñas y medianas empresas, se han dado a la tarea de documentar cómo las prácticas ilícitas y desleales que enfrentan muchas compañías frente a sus clientes transnacionales, mina su competitividad y su supervivencia.

A pesar de que no hay datos estadísticos al respecto, algunos testimonios muestran la dimensión de la situación, como es el caso de Diageo México, subsidiaria de la comercializadora británica de vinos y licores del mismo nombre, que además de controlar las principales marcas de alcoholes en el mundo, aplica políticas depredadoras de proveeduría a las micro, pequeñas y medianas empresas en este país, de acuerdo con algunas de las compañías que han trabajado para la transnacional.

Representantes legales de pequeñas empresas que por el momento han preferido mantenerse en el anonimato debido a que han iniciado procesos judiciales contra Diageo México por diversos delitos, comentan que esta empresa solapa a empleados corruptos, como Liliana Díaz, una empleada que trabaja en el departamento de compras de la marca Baileys, cuya función, aparentemente, es tan sólo la de negociar con proveedores, pero se toma atribuciones sobre asignación de contratos y administración de pagos de tal modo que si el proveedor no le ofrece un porcentaje del valor total del contrato, esta persona puede, en el mejor de los casos, bloquear al proveedor o, en el peor, retener pagos hasta por varios millones de dólares, durante meses, afectando no sólo el patrimonio de las empresas y paralizando sus actividades ante la imposibilidad de recuperar sus inversiones, sino también dejando en el desamparo a decenas de familias de los trabajadores de esas empresas que no pueden pagar salarios por la retención arbitraria de pagos de la transnacional.

Por lo menos tres pequeñas empresas mexicanas presentaron ante tribuAméricas® las evidencias de cómo lo que se presenta como una importante oportunidad de negocios para una unidad productiva de diez a treinta empleados, de pronto se transforma en una estafa ante la que sólo queda el recurso del litigio judicial y el cierre de una importante fuente de empleo.

En uno de los casos, Diageo México solicitó a una empresa, productos promocionales para la temporada navideña a precios castigados, siempre con la amenaza de que si no se conseguían costos como los que podía ofrecer una empresa china, irían al país asiático a conseguir los productos.

La empresa proveedora, con el aliciente de obtener un contrato millonario, aceptó bajar sus precios al máximo. Más adelante, Diageo exigió al proveedor que entregara los productos en un plazo que requirió que los obreros mexicanos trabajaran de lunes a domingo hasta 16 horas durante más de tres meses. Una vez que que la empresa proveedora entregó la mercancía a Diageo, la mencionada empleada de la transnacional, de nombre Liliana Díaz, se negó a pagar al proveedor bajo el argumento de que los productos habían llegado en malas condiciones, aunque el reporte de entrega-recepción indicaba que todo estaba en orden.

Cuando el proveedor quiso verificar el estado en que se encontraban los productos que había entregado a Diageo, se encontró con que Díaz y otras personas de su confianza habían violado las cajas de los productos y enviado parte de la mercancía recibida a otra empresa -que presuntamente envolvería para regalo de navidad una botella de licor Baileys con el promocional-, donde una parte de las piezas que requerían de trato delicado no sólo habían sido dejadas a la intemperie en época de lluvia, sino que habían sido golpeadas y dañadas a propósito con susancias corrosivas.

De acuerdo con pruebas recabadas por el empresario afectado, Liliana Díaz presentó a sus jefes un reporte falso de negligencia del proveedor en la entrega de la mercancía, con el fin de que se multara a la empresa maquiladora -lo que significa una reducción hasta del 50 por ciento del pago en el monto de dinero acordado inicialmente entre Diageo y su proveedor- y la exigencia al proveedor de reponer todas las piezas dañadas, lo que en términos financieros implica que la pequeña empresa proveedora tendría que regalar su producción a Diageo y dejar sin salario a sus trabajadores. Esta empresa, al cabo de tres meses de disputas con Diageo México, está al borde de la quiebra.

Los representantes legales del proveedor afectado cuentan que tuvieron comunicación telefónica con funcionarios de Diageo en el extranjero y ellos sólo argumentan que liberarán el pago a la empresa mexicana hasta que los directivos de Baileys en México den la orden. Liliana Díaz, por su parte, que es la persona que trata directamente con los proveedores, simplemente dice desde hace más de 90 días que "la transferencia bancaria se hace mañana" y, lo más sorprendente: el paquete promocional navideño de Baileys ya está vendiéndose en los grandes almacenes, sin que los obreros que fabricaron el "regalo" para los consumidores la famosa crema irlandesa, hayan podido cobrar su salario completo y los dueños de la pequeña empresa tengan su producción paralizada porque simplemente no tienen capital para reinvertir debido al incumplimiento de Diageo en sus pagos.

Por lo menos otras dos pequeñas empresas también están en litigio desde 2005 con Diageo por razones similares: se solicita al proveedor un número determinado de piezas, se le presiona para que dé el precio más bajo en el plazo más corto y después un empleado de la transnacional se encarga de decir al maquilador que la mercancía no corresponde totalmente a las especificaciones solicitadas y por tanto se les niega el pago.

Los empresarios aún conceden el beneficio de la duda a Diageo México y plantean que es importante que la empresa se deslinde de sus empleados extorsionadores o de lo contrario, buscarán por la vía legal que las transnacionales que recurran a las prácticas de negocios depredadoras dejen de operar en países como México.

Los representantes legales de las empresas quejosas refieren que en la mayoría de los casos, las MPYMES dejan perder su inversión y sus utilidades en los negocios con Diageo México porque no cuentan ya con los recursos financieros para sostener un pleito jurídico contra la transnacional que tiene la capacidad económica para comprar a la justicia de países como éste. Sin embargo, los abogados que decidieron tomar los casos de los que tribuAméricas® tuvo conocimiento, han tomado como bandera la asesoría jurídica de MPYMES no como un negocio, sino como una necesidad de la propia economía mexicana, que requiere de empresas fortalecidas.

"No puede seguir siendo posible que las transnacionales acumulen riquezas a costa de la explotación, no sólo de sus propios trabajadores, sino también de las inversiones de los micro, pequeños y medianos empresarios y sus obreros en los países que operan, y que las autoridades o no se enteren o se hagan de la vista gorda", dijo el representante de una de las empresas afectadas por Diageo.

En todos los casos, el no pago de Diageo a sus proveedores afecta también a los proveedores de insumos de estos, que contemplan apoyar a sus clientes en las demandas contra la transnacional de las bebidas alcohólicas.

Diageo, según cifras corporativas, es una empresa que en 2006 registrará un retorno de inversiones de alrededor del 13.7 por ciento. Sus acciones se cotizan en estos días en 76.79 dólares y se espera que al cierre de este año tenga un flujo de efectivo por 2,677 millones de dólares.

En tanto, las tres pequeñas empresas mexicanas proveedoras de Diageo, entre todas, este año no logran generar ventas que superen el millón de dólares por haber trabajado para la transnacional. Una de las empresas, que había conseguido en el primer semestre de 2006 su primer año, desde 2003, con utilidades reales para reinvertir en proyectos más ambiciosos, se tropezó con Diageo para terminar en números rojos.

Los empresarios entrevistados recomiendan a otros emprendedores MPYME que tengan cuidado a la hora de cerrar contratos con las grandes transnacionales, como Diageo México, que pregunten a otros proveedores sobre el trato que se les da, las condiciones no escritas en el contrato que por lo general aparecen cuando el proveedor ya ha iniciado el trabajo, la puntualidad de pago y, sobre todo, que denuncien a los empleados corruptos ante las autoridades y no sólo ante sus patrones.

También recomiendan que los contratos se cierren con el apoyo de un abogado especializado en asuntos mercantiles, ya que lo menos grave que puede suceder es que se posterguen los pagos a proveedores bajo cualquier pretexto, sin que se den los intereses correspondientes a los afectados; pero lo peor es que la empresa proveedora se vaya a la quiebra por causa de las "estrategias de negocio" de su cliente. |||

Opina sobre los Temas de Actualidad en Nuestro Foro de Análisis en la Comunidad G+