2008-06-25

Extorsión y Amenazas en Nombre de BBVA Bancomer

tribuAméricas® | martín de lima moreno

El pasado miércoles 25 de Junio 2008, alrededor de las 15.30 horas tiempo del Centro, la directora editorial de nuestra magazine online, Silvia Meave, fue amenazada por teléfono con insultos personales y amenazas de muerte en México por un hombre que dijo llamarse Antonio Hernández del área "preventiva" de BBVA Bancomer, que exigía cerca de 50 mil pesos mexicanos para no reportar al buró de crédito un retraso por descuido de pago en tarjeta de crédito personal de tres días.

Cuando la periodista y empresaria le pidió pruebas al individuo de que realmente era empleado del banco, éste trató de intimidarla diciendo que si no le entregaba el dinero antes de las cuatro de la tarde, iría hasta su domicilio con policías y le harían daño físico. La periodista le hizo al hombre la observación de que su acento no era "mexicano" o por lo menos del Distrito Federal y que su llamada no era del banco sino una extorsión y eso enfureció al individuo que seguía profiriendo insultos personales de todo tipo, al estilo de las llamadas de extorsión por secuestro que buscan amedrentar e intimidar a la persona que recibe la llamada.

La periodista relata que el sonido de la llamada no era claro y al exigirle al sujeto el número telefónico donde se le podía ubicar, con la intención de ganar tiempo para detectar de dónde provenía realmente la llamada, el hombre dio un número 1052 84 ... que no concluyó de dar y colgó sin dejar de agredirla verbalmente.

El incidente se reportó tanto a la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) y al propio banco. Los representantes de ambas instituciones coincidieron en que:

1. Bancomer no cuenta con la citada "area preventiva"
2. Bancomer sanciona retrasos en el primer mes con 275 pesos más IVA; pero no exige pago hasta que se cae en mora e incumplimiento.
3. Bancomer invitó a la persona afectada a levantar una queja formal para iniciar averiguaciones y se abrió la posibilidad de presentar una denuncia penal por amenazas contra quien resulte responsable, aparentemente empleados de una agencia de cobranza robó información del banco para extorsionar a usuarios sin importar su situación (al corriente, con pago retrasado o con mora), de acuerdo con investigaciones de tribuAméricas.

La información que brindamos aquí se publicó en Yahoo! Respuestas México en la búsqueda de más personas que hayan recibido este tipo de mensajes y que pudieran dar datos de dónde procede el número telefónico proporcionado por el hombre (aunque incompleto), para iniciar denuncias penales colectivas, sin embargo, la pregunta posteada fue borrada por alguien que no estaba interesado en que se conozcan este tipo de hechos que son constitutivos de delito y reportó a Yahoo! una violación a las normas de la comunidad, lo que indica -y esta es otra historia del neoliberalismo- que según algunos, usar los espacios públicos de Internet para organizarse y defender derechos elementales de las personas es políticamente incorrecto, aunque es posible que adolescentes se ofrezcan en prostitución sin que nadie se alarme.

Mientras se daba el incidente del acosador de la periodista Meave, el presidente de la República Felipe Calderón departía con consejeros regionales de BBVA Bancomer, donde Héctor Rangel Domene, Presidente del Consejo de Administración de la institución bancaria transnacionalizada hacía hincapié sobre el clima de inseguridad "muy nocivo" para la sociedad en las ciudades mexicanas por la impunidad con la que día a día se mueve el crimen organizado.

Tanto Rangel Domene como los funcionarios de BBVA Bancomer que atendieron la indagatoria de Meave, fundada ante la sospecha de que cientos o miles de usuarios de la institución pueden ser vulnerables al amedrentamiento y hostigamiento de presuntos cobradores subcontratados que tienen acceso a información confidencial, aseguraban que el banco tiene programas de reestructura para quienes caen en incumplimiento y de manera particular, un auténtico funcionario de atención a clientes de BBVA Bancomer aseguró que no había ningún motivo para que se hostigara y extorsionara a Meave.

No hay mucho que agregar: Los extorsionadores se escudan en un sistema financiero deficiente, con regulaciones que permiten a los bancos subrogar el manejo de información privilegiada a terceros y donde las faltas administrativas se tornan en cuerpo de delito para quienes creen que todos los usuarios de la banca desconocen las leyes y sus derechos.

A pesar de que Yahoo! Preguntas borró el mensaje en botella virtual que tribuAméricas lanzó al ciberespacio, recibimos varios testimonios de deudores de la banca mexicana en general que se quejan de que agencias de cobranza usan a ex policías judiciales para despertarlos a la mitad de la noche con sirena abierta en vehículos patrulla de policías privadas.

Una mujer que por obvias razones quiere el anonimato, comentó que compró una casa que fue subastada por un litigio de deudas y durante varios meses fue acosada por teléfono y en la puerta de su nuevo hogar por los cobradores que buscaban al anterior inquilino. La mujer presentó las pruebas ante las instituciones bancarias correspondientes de que ahí ya no vivía la persona que buscaban y a pesar de ello, los cobradores siguieron molestándola, con intenciones de extorsionarla, pues pretendían obtener sus datos financieros.

Inquilinos de departamentos rentados tienen relatos parecidos y dicen que han preferido mudarse porque los extorsionadores no dejan de molestarlos.

Si todo esto ocurre con las personas que no tienen problemas reales de morosidad, es probable que ante las perspectivas de la gran recesión que viene, donde la sombra de la crisis bancaria mexicana o "Efecto Tequila" de 1994 está presente, los cobradores, con tal de demostrar eficiencia a sus clientes -los bancos-, recurran al pocito y los choques eléctricos para obligar a los deudores a pagar.

Recientemente, un astuto analista financiero mexicano aseguraba en una reunión de amigos en Nueva York que el mejor banco mexicano es el Selther, en referencia a una marca de colchones. Y alguien terció: Siempre y cuando nadie entre a tu casa y lo desaparezca. <<>>


|||

Opina sobre los Temas de Actualidad en Nuestro Foro de Análisis en la Comunidad G+