2008-12-28

Democracia Vía Teléfono Celular

tribuAméricas® | marisol franco

Hace unos días, el Parlamento de Estonia aprobó una ley que permitirá a este país del Báltico ser la primera democracia del mundo en la que se pueda votar vía teléfono celular.

Este nuevo sistema electoral será puesto a prueba en las elecciones parlamentarias de 2011. Apenas el año pasado, los estonios llevaron a cabo votaciones vía Internet.

El sistema de voto "celular" requerirá de un chip para el teléfono, asociado a la tarjeta de identidad personal y según sus promotores es totalmente seguro, confiable y efectivo, y que no hay posibilidades de hackeos, identidades fraudulentas o manipulación del conteo de votos.

Desde luego, Estonia tiene índices bajísimos de robo de teléfonos celulares. Pero, de pronto, en un ejercicio de ficción para las Historias del Neoliberalismo resulta interesante pensar qué pasaría si las próximas elecciones intermedias en México, que se llevarán a cabo en Julio próximo, fueran también vía celular.

Habría que empezar situándonos en el contexto del elevado número de robos de aparatos telefónicos. Recientemente una funcionaria de nivel medio del gobierno local de la Ciudad de México me contó que durante una gira de supervisión de la zona donde labora, un sujeto le arrebató su celular. Ella forcejeó con el tipo porque el valor del teléfono residía en los datos que había almacenado en él y no en el aparato en sí. Sin embargo, el ladrón la golpeó y huyó sin que nadie lo evitara.

Y esta historia de los robos de teléfonos celulares se repite todos los días, sin que las autoridades tengan una solución adecuada. Se dice que muy pronto habrá un padrón de propietarios de celulares, pero nadie que compre un teléfono por la vía legal se escapa de dejar sus datos asentados en el contrato, sea de renta o de prepago y el rastro de los aparatos se pierde justamente a la hora de los robos.

Recientemente, durante una investigación periodística que estoy haciendo, conocí el caso de una persona que compró un celular en Mercado Libre y ahora la policía en México la investiga porque el número y el aparato fueron robados y utilizados para cometer delitos; pero en el colmo de las ironías y de lo torcido del brazo de la justicia mexicana, resulta "imposible" rastrear al vendedor porque usó datos falsos y otros celulares robados para hacer sus transas.

Al final de cuentas, resulta claro que México no sería un país candidato para hacer una elección democrática vía teléfono celular; pero la posibilidad de que haya un solo país en el mundo donde sí es posible hacer esto, abre la oportunidad a la reflexión sobre la verdadera esencia y valor de la vida democrática de un país, que no se limita al ritual de elegir a los gobernantes, sino a toda una cultura y un estilo de vida donde los propios ciudadanos actúan congruentemente con lo que esperan recibir. Parece que en Estonia pocos esperarían que alguien les robe un celular e incluso recuerdo que hace unos años, una amiga algo despistada -mexicana, por cierto- perdió su cartera y su celular en Tallin y más tardó en llegar a su hotel, que en recibir una llamada del departamento de policía para avisarle que alguien en la calle había encontrado sus pertenencias y podía pasar por ellas cuando lo deseara. Por eso en países como Estonia se puede votar al presidente de la república desde el celular. <<>>

|||

Opina sobre los Temas de Actualidad en Nuestro Foro de Análisis en la Comunidad G+