2011-01-29

¿Delincuentes convertidos en Empresarios?

+tribuAméricas infograffiti | martín de lima

Los presuntos narcotraficantes mexicanos no sólo son exhibidos ante los medios de comunicación, como estrellas de telenovela por las propias autoridades locales, sino que ahora el zar antidrogas de los Estados Unidos de América, Gil Kerlikowske, propone dar estatus de empresarios a los miembros de la llamada delincuencia organizada, bajo la nueva y pomposa denominación de "empresas criminales multifacéticas". 


El argumento de Kerlikowske apela a la aparente diversificación delincuencial de las redes de narcotraficantes que, según reportes oficiales de la autoridad mexicana, en sus ratos de ocio se dedican también a la trata de personas, la extorsión, el secuestro, la piratería y casi cualquier actividad que esté fuera de la legalidad. 

Sin embargo, que las mafias operen como grandes consorcios multinacionales con subsidiarias por todo el mundo no significa que gobiernos y ciudadanía tengamos que acostumbrarnos a verlos como empresarios en la ilegalidad, porque es inconcebible que se pueda conceder a un secuestrador asesino equipararse siquiera con un traficante de licores apócrifos, aunque los dos cometen delitos que afectan gravemente a la sociedad y, peor aún, que les llamen "empresarios".

Sólo imaginemos que en lugar de narcomenudistas, ahora se les llame microempresarios de la industria de los estupefacientes. Realmente lo único que ocurriría es que se relajaría la visión del delito como un tabú legal y las posibilidades de que aumentaran las actividades ilícitas también serían mayores.

Kerlikowske no conoce la atávica visión social mexicana de lo que es ser empresario y lo que es hacer negocios. En México -y también en otros países latinoamericanos-, donde la brecha socioeconómica no se ha reducido en casi quinientos años y la clase media es una especie en extinción, los bienes de los "ricos" siempre están bajo cuestionamiento. En nuestros países, el estereotipo del empresario es el de alguien que ha hecho fortuna de manera poco clara para luego abusar del consumidor, aunque casi siempre esta imagen está muy alejada de la realidad. 

Entonces, querer englobar a los grupos delincuenciales dentro del rubro de los empresarios que operan dentro de la ilegalidad podría tener repercusiones negativas graves para la economía local e incluso para la viabilidad de acuerdos comerciales, como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que facilita el tráfico de bienes y servicios entre los países de la región, mayormente Estados Unidos y México. <<>>

Lee el análisis completo sobre tema en la edición para suscriptores de tribuAméricas®.

Opina sobre los Temas de Actualidad en Nuestro Foro de Análisis en la Comunidad G+